franco-zeffirelli_1560_1
En tapa

Zeffirelli: el adiós a un cineasta controvertido

franco-zeffirelli_1560_1

El director de cine italiano Franco Zeffirelli, conocido por películas como “Hermano sol hermana Luna” o “Jesús de Nazareth”, falleció este sábado a los 96 años en su casa de Roma, anunciaron los medios de comunicación locales citando a fuentes de la familia del cineasta. Murió como consecuencia “de una larga enfermedad, que se agravó en los últimos meses”, añadieron.

Una refinada estética, una profunda espiritualidad o arte en su más pura acepción podrían ser algunos de los conceptos para definir a un auténtico grande, entre el cine y la ópera, como lo fue Franco Zeffirelli. Y si en nuestro país pudimos apreciar algunas de sus películas, lo más reciente estuvo reservado al terreno operístico: el diseño escenográfico que Zeffirelli había preparado hace una década para La Traviata, de Verdi, en una producción de la Opera de Roma y que llegó hasta aquí como uno de los momentos estelares de la temporada lírica 2017 del Teatro Colón.

A esa altura, Zeffirelli ya se había anotado en unas cuántas polémicas: había reclamado pena de muerte para quienes practicaban el aborto, pero también se había mostrado como un ferviente ecologista y defensor de los animales (pidió la supresión de la Fiesta del Palio por ser “extremadamente cruel” con los caballos). Cuestionó a Martin Scorsese por “La últma tentación de Cristo” (1988). Apoyó a Berlusconi, un símbolo de la derecha italiana, pero también brindó su respaldo a iniciativas progresistas. Dos rostros de un hombre que, sobre todo, colocaba el arte como su prioridad.

Y esto venía de familia, de ambiente, de ciudad. Zeffirelli había nacido en Florencia -templo del arte por excelencia- el 12 de febrero de 1923, según indican sus documentos. Contó que su madre, admiradora de Mozart, quiso llamarlo “Zeffiretti” (por un aria de Idomeneo, de Mozart) pero que el funcionario del registro civil se equivocó y escribió Zeffirelli. Había nacido en medio de otro escándalo local: Adelaida Garosi, su madre, estaba casada con un abogado pero, a la vez, tenía relaciones con un “donjuan”,de la familia de los Corsi. El abogado murió y Adelaida, embarazada de otro, asistió al funeral de su marido…

Zeffirelli no conoció a su padre. Y siendo chico, también murió su madre, víctima de tuberculosis. Quedó al cuidado de una tía y se crió entre mujeres, con una niñera inglesa que sería, al fin y al cabo, quien le transmitió una inextinguible pasión por Shakespeare.

Muchos de los momentos de aquella infancia tortuosa son recreados por Zeffirelli en una de sus películas más recordadas, “Té con Mussolini” (1999), que cuenta con Maggie Smith y Lily Tomlin en los protagónicos.

Agregar comentario

Click

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *